• Los trabajos consistirán en reparar hundimientos y blandones en una vía muy transitada, que soporta 1,3 millones de vehículos al año

 

El consejero de Fomento e Infraestructuras, Pedro Rivera, se reunió esta mañana con la alcaldesa de Blanca, Esther Hortelano, y con el concejal de Seguridad Ciudadana, Francisco Javier Rodríguez, a quienes informó de que la Dirección general de Carreteras ha redactado un proyecto para reparar la vía RM-553, que conecta el núcleo urbano de Blanca con la autovía A-30 (Cartagena-Albacete), “con el objetivo de mejorar la seguridad vial” y que está previsto que estas obras saldrán a licitación el próximo mes.

Los trabajos consistirán en reparar los hundimientos y blandones detectados, así como los daños ocasionados por los desprendimientos de las laderas sobre esta vía, y el refuerzo de firme de toda la carretera, que permitirá solucionar el desnivel existente que dificulta la conducción, sobre todo cuando se trata de vehículos pesados.

Rivera indicó que “con estas obras damos solución a un compromiso que adquirimos con los vecinos de Blanca, ya que está carretera, que tiene una extensión de algo más de 5,5 kilómetros, es muy transitada y soporta 1,3 millones de vehículos al año, de los que 51.500 son camiones”.

La inversión prevista es de 132.000 euros y los trabajos incluirán la reparación del firme, saneamiento de taludes y renovación de la señalización horizontal y vertical.

Regeneración de zonas urbanas

Por otro lado, el titular de Fomento explicó a la alcaldesa de la localidad que el Plan de Vivienda 2017 prevé ayudas de 11,3 millones de euros para que los ayuntamientos puedan solicitar la regeneración de zonas urbanas y rehabilitación de viviendas (ARRU) en sus municipios.

Así, los ayuntamientos delimitan el espacio en el que pretenden llevar a cabo la regeneración urbana y a continuación solicitan su declaración como Área de Regeneración y Renovación Urbana, para que puedan concederse las ayudas, que incluyen obras en viviendas como mejoras en la cimentación, fachadas, cubiertas, accesibilidad y saneamiento; y obras de urbanización, regeneración de zonas verdes, arreglo de calles y mejora de servicios comunes, entre otras actuaciones.

Rivera hizo hincapié en que este programa “beneficiará a más de 3.000 familias durante este año y generará puestos de trabajo relacionados con la construcción en las zonas donde se desarrolle”. La Consejería tiene prevista la ejecución de ARRU en una veintena de municipios durante 2017.