Como medida de urgencia ante el estado de la carretera, la consejería de Fomento e Infraestructuras ha realizado una actuación previa a las obras de adecuación de la carretera RM-553, que conecta el núcleo urbano de Blanca con la Autovía A-30. Para esta intervención inicial, los operarios de la dirección general de Carreteras han utilizado aglomerado en frío para rellenar los desniveles existentes y minimizar el peligro de caídas y disminuir el riesgo de la circulación. Pedro Rivera, consejero de Fomento e Infraestructuras, anunció la semana pasada que las obras saldrán a licitación el próximo mes de abril. La inversión prevista es de 132.000 euros y los trabajos incluirán la reparación del firme, saneamiento de taludes y renovación de la señalización horizontal y vertical.