La plaza de la Iglesia del municipio se llenó, en la mañana de ayer, de corazones azules en la jornada ‘Pinta tu corazón de azul por alguien con autismo’, con motivo de la celebración del Día Mundial del Autismo. Los más pequeños pudieron disfrutar con la realización de talleres de manualidades y contaron con la visita de personajes de cuentos infantiles. Además, pudieron colaborar con pequeñas ayudas para la lucha de las personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA).

Mari Paz Molina Miñano, organizadora de dicho evento, se mostró muy agradecida a todas las personas que colaboraron por una buena causa así como a  los voluntarios que con su ayuda “hicieron todo mucho más fácil”.