El pasado sábado se celebró el Baño de la Cruz. Una tradición ancestral que dejó de celebrarse durante unos 50 años y que, desde hace unos años, se vuelve a celebrar durante el primer fin de semana de Mayo.

El Baño de la Cruz comienza con la salida desde la Parroquia de San Juan Evangelista, con una Cruz de flores que es portada por el párroco Don José Rodríguez. Allí es recibida por los ciudadanos que la acompañan en procesión hasta el río Segura donde, tras el rezo de una Oración en la que se bendice el agua para que la cosecha sea buena, es lanzada al río.

El acto estuvo amenizado por el grupo de Coros y Danzas Nuestra Señora la Virgen de los Dolores, de la Peña Huertana La Capaza, organizadora del evento.