Esta mañana, la alcaldesa de Blanca, Ester Hortelano, ha acudido al acto de firma del convenio para el desarrollo de Áreas de Rehabilitación y Regeneración Urbana (ARRU), junto al consejero de Presidencia y Fomento, Pedro Rivera y el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar. En el acto, al que han acudido representantes de 12 municipios más, se le ha informado que las familias podrán obtener hasta 15.000 euros en ayudas públicas para mejorar la conservación, instalaciones, accesibilidad y eficiencia energética de las viviendas.

En concreto, en Blanca se invertirán 807.286,71€ en 45 viviendas en el Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) de Alto Palomo.

 

 “La renovación de estas viviendas y sus entornos tendrá una importante repercusión en los centros urbanos de estas localidades”, aseguró Rivera, quien explicó que “los revitalizará mejorando su funcionalidad y la calidad de vida de la población residente, y también los convertirá en entornos más atractivos e inyectará mayor bienestar económico y social”.

Pedro Rivera destacó que las obras contarán con subvenciones de las administraciones públicas por más de 7,2 millones, de los que la Comunidad Autónoma aporta 1,7 millones, con lo que “pretendemos mantener la identidad y peculiaridades locales y promover las actividades tradicionales de los barrios, fomentar la cohesión social, preservar la actividad económica local y estimular el sector de la construcción”.

“La rehabilitación del parque edificado que contempla estos acuerdos ofrecerá nuevas oportunidades laborales en nuestra Región, pues se prevé que contribuya a la creación de 350 puestos de trabajo”, señaló el consejero.

Para el responsable regional, las medidas para la regeneración urbana del Ministerio y la Consejería “dan muestra de la nueva dirección de las políticas de uso del suelo, que se dirige a la recomposición de suelos ya urbanizados y edificados con el fin de contribuir a la mejora del tejido urbano consolidado, al tiempo que se apuesta decididamente por la reconversión y activación del sector de la construcción”.

Hasta 14.850 euros por vivienda

Asimismo, Rivera subrayó que las familias son “una parte esencial” del plan para mejorar la conservación de sus viviendas, renovar sus instalaciones, optimizar la eficiencia energética y mejorar la accesibilidad para garantizar la igualdad de oportunidades, con el fin de “aumentar el bienestar social de las familias”. Destacó que las familias tendrán acceso a ayudas y subvenciones para facilitar la ejecución de obras de rehabilitación o renovación de sus viviendas.

Las ayudas para rehabilitar edificios y viviendas pueden alcanzar un máximo de 14.850 euros por vivienda, casi el 50 por ciento del coste de las obras, e incluye actuaciones de conservación, renovación de instalaciones, accesibilidad y mejora de la eficiencia energética. Las subvenciones permiten ejecutar obras de conservación (cimentación, estructura, instalaciones, cubiertas, azoteas, fachadas u otros elementos comunes), y mejorar la accesibilidad a los edificios mediante la instalación de ascensores, mecanismos elevadores, rampas de acceso o similares.

También se promueve la mejorara de la eficiencia energética, para ello se subvencionan obras en carpintería y cerramientos de ventanas, instalar o sustituir sistemas de calefacción, refrigeración, producción de calefacción y ventilación y obras para mejorar el aislamiento térmico de redes y la instalación de equipos que utilicen energía renovable.

“Los ARRUS tienen un doble objetivo: implementar medidas que sean ambientalmente sostenibles y fomentar el desarrollo de nuevas fórmulas de actividad económica que puedan generar un nicho de mercado”, afirmó el consejero.

La Comunidad Autónoma y el Ministerio de Fomento promueven la rehabilitación y renovación de un total de 1.653 viviendas, así como la reurbanización de espacios públicos o la reconstrucción de edificios en 13 municipios de la Región, que supondrá una inversión de más de 15,6 millones de euros.

El consejero de Presidencia y Fomento, Pedro Rivera, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar, suscribieron hoy los convenios con los ayuntamientos de Murcia, Cartagena, Lorca, Alcantarilla, Totana, Mula, Santomera, Abarán, Ceutí, Fortuna, Blanca, Albudeite y Ojós para el desarrollo de Áreas de Rehabilitación y Regeneración Urbana (ARRU) en los municipios, dentro del Plan de Vivienda 2017.

“La renovación de estas viviendas y sus entornos tendrá una importante repercusión en los centros urbanos de estas localidades”, aseguró Rivera, quien explicó que “los revitalizará mejorando su funcionalidad y la calidad de vida de la población residente, y también los convertirá en entornos más atractivos e inyectará mayor bienestar económico y social”.

Pedro Rivera destacó que las obras contarán con subvenciones de las administraciones públicas por más de 7,2 millones, de los que la Comunidad Autónoma aporta 1,7 millones, con lo que “pretendemos mantener la identidad y peculiaridades locales y promover las actividades tradicionales de los barrios, fomentar la cohesión social, preservar la actividad económica local y estimular el sector de la construcción”.

“La rehabilitación del parque edificado que contempla estos acuerdos ofrecerá nuevas oportunidades laborales en nuestra Región, pues se prevé que contribuya a la creación de 350 puestos de trabajo”, señaló el consejero.

Para el responsable regional, las medidas para la regeneración urbana del Ministerio y la Consejería “dan muestra de la nueva dirección de las políticas de uso del suelo, que se dirige a la recomposición de suelos ya urbanizados y edificados con el fin de contribuir a la mejora del tejido urbano consolidado, al tiempo que se apuesta decididamente por la reconversión y activación del sector de la construcción”.

Hasta 14.850 euros por vivienda

Asimismo, Rivera subrayó que las familias son “una parte esencial” del plan para mejorar la conservación de sus viviendas, renovar sus instalaciones, optimizar la eficiencia energética y mejorar la accesibilidad para garantizar la igualdad de oportunidades, con el fin de “aumentar el bienestar social de las familias”. Destacó que las familias tendrán acceso a ayudas y subvenciones para facilitar la ejecución de obras de rehabilitación o renovación de sus viviendas.

Las ayudas para rehabilitar edificios y viviendas pueden alcanzar un máximo de 14.850 euros por vivienda, casi el 50 por ciento del coste de las obras, e incluye actuaciones de conservación, renovación de instalaciones, accesibilidad y mejora de la eficiencia energética. Las subvenciones permiten ejecutar obras de conservación (cimentación, estructura, instalaciones, cubiertas, azoteas, fachadas u otros elementos comunes), y mejorar la accesibilidad a los edificios mediante la instalación de ascensores, mecanismos elevadores, rampas de acceso o similares.

También se promueve la mejorara de la eficiencia energética, para ello se subvencionan obras en carpintería y cerramientos de ventanas, instalar o sustituir sistemas de calefacción, refrigeración, producción de calefacción y ventilación y obras para mejorar el aislamiento térmico de redes y la instalación de equipos que utilicen energía renovable.

“Los ARRUS tienen un doble objetivo: implementar medidas que sean ambientalmente sostenibles y fomentar el desarrollo de nuevas fórmulas de actividad económica que puedan generar un nicho de mercado”, afirmó el consejero.