Blanca es de los pocos municipios en los que se conserva esta tradición que comienza el próximo domingo, 7 de octubre, a las 6:30 de la mañana.

Los Rosarios de la Aurora Se realizan los domingos del mes de octubre, desde tiempo inmemorial. Se avisa a los fieles mediante el volteo de las campanas, tres veces cada una, durante un minuto y a intervalos de quince. Antes del alba, se sale de la parroquia, cantando:

“Ya sacamos la Aurora del templo católicos, fieles, vámosle a adorar, la sacamos por calle y plazas para ver los devotos que al rosario van. Vámosle a alabar, a esta Reina de cielos y tierra la fuente de gracia y nuestra eterna paz”.

Con un itinerario distinto cada domingo; el que lleva “la guía” del rosario reza la segunda parte del Ave María y los fieles que acompañan a la Virgen rezan, al son de la campanilla, la primera parte:

“Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo y bendita tú eres, entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora denuestra muerte, amen”.

Al volver a la parroquia se canta:

“Ya entramos la Aurora en el templo rendidos y cansados de la madrugá, recemos un Ave María y oiremos la misa que han de celebrar. Vámosle a alabar, a esta Reina de cielos y tierra la fuente de gracia y nuestra eterna paz”.

A continuación se celebra la Misa, cantando una salve a la salida del sacerdote y, al finalizar la misa, se suele cantar otra salve.

Sacerdote

Sacerdote,
ministro de Cristo,
ministro de Cristo,
que a Dios representa,
que a Dios representa,
puesto en el altar
que a Dios representa
puesta en el altar.
y tan sólo
con cinco palabras,
con cinco palabras,
del cielo a tus manos,
del cielo a tus manos
la hacen bajar.
Vámosle a llevar
la patena
y los corporales
y los corporales,
el cuerpo de Cristo,
el cuerpo de Cristo
vas a consagrar
el cuerpo de Cristo
vas a consagrar.

Está a cargo de esta tradición la Hermandad de Nuestra Señora la Virgen del Rosario. Como sabemos, la celebración del Día de la Virgen del Rosario fue instituido por el Papa San Pío V, en el año 1572. Su sucesor Gregorio XIII, el uno de abril de 1593, extiende la Fiesta a todas las Iglesias y Capillas en que estuviera erigida esta Cofradía, y según documentos encontrados, podemos decir que existe como tal en Blanca desde entre los años 1573-1585.

Salve a la Virgen del Rosario

Digamos Ave María
con humilde devoción
que es la palabra más fuerte
contra el infernal dragón.

Fue María escogida
para Madre del Señor
sin pecado concebida
por obra del mismo Dios.

El veinticinco de marzo
esta pura concibió
en sus entrañas
al mismo Dios y Creador.

De diciembre, el veinticinco
esta Pura al mundo dio
la Luz Divina Gracia
que a todo el mundo alumbró.

El día dos de febrero
al templo lo presentó
para ser purificada
aunque nunca se manchó.

Fue Virgen antes del parto,
Virgen en la Encarnación,
Virgen después del parto,
Virgen y Madre de Dios.

Porque sois Madre del Verbo,
os pedimos con unión,
que nos concedierais la gracia
y después la salvación.

De los cielos baja una paloma,
en Santo Domingo se vino a posar
y en el pico traía un rosario
para que lo recen en esta Hermandad.
Vámosle a alabar
a esta reina de cielos y tierra
fuente de gracia
y nuestra eterna paz.