El Ayuntamiento de Blanca da luz verde a las asociaciones Caramucel y “La Carrahila” para la ejecución del sendero señalizado Patrimonio Hidráulico de la Huerta de Blanca, cuyo objetivo es poner en valor los bienes que forman parte de su milenario espacio agrícola. Este sendero, de 4 kilómetros de recorrido, será homologado por la Federación de Montañismo de la Región de Murcia. Formará parte de Legado vivo, proyecto dirigido y ejecutado por dichas asociaciones, con el que se pretende señalizar, divulgar, proteger y recuperar el patrimonio cultural del Valle de Ricote y que, como en las anteriores actuaciones, contará con la ayuda indispensable de la administración local. La actuación se desarrollará durante este otoño.

La justificación principal de la ejecución de este sendero viene dada por la ausencia de señalización que permita dar a conocer y poner en valor los elementos hidráulicos de la Huerta de Blanca. Sin lugar a dudas, la señalización del sendero local servirá para que los residentes incrementen su conocimiento del espacio más cercano al casco urbano. Para el visitante, constituirá un nuevo recurso turístico y cultural que le ofrezca la comarca del Valle de Ricote, repercutiendo en la economía local.

Los elementos a señalizar en el sendero local Patrimonio hidráulico de la Huerta de Blanca serán:
1. Noria del Campillo
2. La Turbina
3. Fábrica de la Luz
4. El Molino
5. Lavadero de las Excanales
6. Noria de Miguelico Núñez
7. Acequia Principal de Blanca
8. Acueducto de la Rambla de la Tejera de la Acequia de Charrara
9. Acueducto de la Noria de Corona (Abarán)
10. Acueducto de las Excanales de la Acequia Principal de Blanca
11. Acueducto del Barranco del Zapatero de la Acequia de Arriba
12. Acequia del Medio
13. Acueducto del Barranco del Pantano de la Acequia de Charrara
14. Acueducto del Barranco del Pantano de la Acequia de Arriba
15. Presa del Pantano

El logotipo de esta actuación ha sido diseñado por el blanqueño Miguel Ángel Molina Espinosa, representando a la desaparecida Noria del Campillo, la última noria fluvial en funcionamiento de la Provincia de Murcia, que desapareció con la instalación de La Turbina (1892).