Skip to content Skip to left sidebar Skip to right sidebar Skip to footer

Blanca, tierra de pintores, pierde a un gran artista con el fallecimiento de Luis Molina

Destacó por la pintura y el dibujo de cómics, aunque su espíritu creativo le llevo a otros campos como la escultura, el grabado, la fotografía así como la ilustración de iglesias y murales.

Luis Molina Sánchez nació en Blanca el 25 de Noviembre de 1933. Ya desde muy pequeño ejerció su afición por el dibujo, destacando notablemente. Cursó estudios en Artes y Oficios y en Bellas Artes, en Madrid, siendo además profesor de Magisterio. Su gran pasión siempre fue la pintura y el dibujo de cómics, aunque a lo largo de toda su vida, su espíritu inquieto y creativo le ha llevado a tocar otros campos, como la escultura, el grabado, la fotografía e incluso la literatura.

Luis Molina era un hombre afable y de gran cultura. Aunque su niñez transcurrió en Blanca, después viajó a Madrid y París. Si bien se afincó definitivamente en el municipio en el año 1984.

Fue en 1962 cuando la Editorial Andaluza, interesada por el estilo tan ágil del autor, le invitó a trabajar con ellos, publicando inicialmente la serie de completa autoría ‘Puño de Bronce’. Tras los buenos resultados, le cederían la colección ‘Torg, Hijo de León’ a la que cambiaría el título por ‘Príncipe Torg de León’.

Tras el cierre de la editorial, se dedicó a la enseñanza y a las exposiciones pictóricas, siendo éstas innumerables y realizadas en ciudades como París, Madrid, Alicante, Murcia, Cartagena, etc.

Su primera exposición individual fue en la sala de la CAM (Murcia), en 1964,a las que se sumaron diversas exposición en el Casino de Murcia, Caravaca

Ha recibido varios premios de pintura, como el Primer Premio de pintura taurina de Alicante (1984) o el recibido en Los Narejos en 1965.

Hay que destacar también sus trabajos artísticos en varias iglesias o catedrales, como dos en la localidad de Abarán, a la que seguirían frescos para la ermita y la iglesia de La Ñora, y la Catedral de El Alto en Bolivia.

A lo largo de su dilatada carrera profesional ha ilustrado también numerosos libros, pero su principal obra es la pictórica, destacando en la producción de retratos, así como paisajes y bodegones, que domina con gran maestría.

Además, el municipio cuenta con dos murales pintados por Molina, ‘El Jardín de las delicias’ y ‘Las 7 maravillas del mundo’, situados en la Plaza de las Estereras.

En su honor se han creado varios premios como el ‘Premio Internacional de Cómics Luis Molina’ y ‘Concurso un valle de cómic’.